Diez mil microempresarios se beneficiarían con proyectos inclusivos impulsados por FUNDES

Tomado de: Gan@MAS

perú.jpgFUNDES viene trabajando proyectos con empresas como Alicorp, Aceros Arequipa y Backus SabMiller en el fortalecimiento y mejora de sus distribuidores, proveedores y Clientes. Tiene como meta, durante el 2016, trabajar con 10 grandes empresas nacionales e involucrar a 10,000 microempresarios.

Esta institución opera en América Latina desde hace 32 años y está presente en el Perú desde el 2013. Impulsa el modelo empresarial denominado “valor compartido”, el cual, a diferencia del modelo de RSE tradicional, promueve la creación de negocios inclusivos y mejora de la competitividad de las micro, pequeñas y medianas empresas en la cadena de valor de una gran empresa, logrando con ello no sólo que las empresas adquieran mayor rentabilidad, sino también, contribuir al desarrollo económico y social de su entorno.

“Ese es el trabajo que hace FUNDES. La misión de FUNDES es desarrollar las Pymes y mipymes de Latinoamérica. Por tanto, estamos convencidos que es el mejor camino para hacer valor compartido,es desarrollar las mipymes”, señaló la Gerente Regional Cono Sur de FUNDES, Solange Arredondo, en un evento realizado en la Cámara de Comercio Americana del Perú.

Entre los casos de éxito de FUNDES, se destaca el programa para el fortalecimiento de panaderías “Brigada de Emprendedores”, trabajo realizado para Alicorp, y que permitió que las 253 empresas panificadoras participantes incrementen sus ventas hasta en 16%.Con Backus desarrolla el programa “4e, Camino al Progreso”, el cual – a la fecha- ha beneficiado en el Perú a 4000 bodegas, fortaleciendo así este pequeño canal tradicional que, al mismo tiempo, permite desarrollar a la comunidad. Asimismo, FUNDES viene desarrollando el programa “Fuertes como el acero”, el cual es patrocinado por Aceros Arequipa,cuyo objetivo es beneficiar a cerca de 40 proveedores de chatarra.

Actualmente, FUNDES está tratando de sensibilizar a la gran empresa peruana de ver las necesidades sociales como una oportunidad de negocio, destacando la importancia del valor compartido, es decir, aumentar la competitividad de una empresa, atendiendo las necesidades económicas y sociales de las comunidades en donde opera, a través del rediseño de productos y servicios, fortalecimiento de la cadena de valor, o a través de la creación de negocios inclusivos.

“Cuando una gran empresa invierte en capacitar, desarrollar y calificar a un empresario pequeño, a sus colaboradores, entregarles herramientas productivas, no solamente está mejorando a esa Mipyme con todo el valor que eso tiene, sino que también está mejorando su propio proceso productivo, su propia compañía”, señaló Arredondo.

En el Perú, se viene posicionando el concepto de valor compartido, sin embargo, según Arredondo, “todavía estamos en una fase de evangelización”. “Yo creo, todavía, que hay trabajo que hacer, demostrarle a las empresas con hechos concretos que estos proyectos si generan impacto y ventaja competitiva para el negocio. Por eso nos gusta tanto que los proyectos, como el proyecto de Backus SabMiller, se difundan, se comenten, se presenten y más en una empresa tan importante para poder mostrarle a otras empresas que estas inversiones si generan rentabilidad”, precisó.