Fomentando el gobierno corporativo en las mipymes

FUNDES desarrolla consultoría grupal en las mipymes familiares y asesoría personalizada en cada empresa hasta llegar a un protocolo familiar.

family.JPGEl gobierno corporativo puede ser fácil o complejo, como se quiera”.  Para Leslie Claros, de FUNDES Bolivia, el tamaño de una empresa no debe definir la ausencia de un sistema de gobernanza adecuado, que ayude para que el negocio familiar se mantenga y crezca en el tiempo.

Desde el 2013, FUNDES Bolivia comenzó a desarrollar planes de formación y asesoría a micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) para fomentar las reglas correctas de operación del negocio. El gobierno corporativo define normas para el funcionamiento de las distintas instancias de poder en una empresa: los dueños, la junta directiva y la gerencia.

Además de Bolivia, FUNDES trabaja los programas de gobierno corporativo en mipymes en Colombia, Panamá y Perú. Su propósito es extenderlo a toda la región.

Una primera parte del acompañamiento se da en grupos. Es decir, varias mipymes reciben formación y debaten sobre la importancia de fortalecer las empresas en la medida en que más personas de una familia se incorporan al negocio, como dueños y en la operación.

En las mipymes suele existir mucha informalidad en el manejo del negocio. “Nosotros les decimos: asi como las empresas crecen, también lo hacen las familias. Si no se toman medidas correctas, conforme crece la familia van a aumentar los problemas”, señaló Claros.

Con las mipymes familiares ocurre lo mismo que con una empresa de mayor tamaño: la primera generación es el núcleo principal de la actividad (papá y mamá), la segunda generación toma las riendas cuando el padre y madre heredan el negocio, y en la tercera generación son los primos quienes son los dueños de la empresa. 

Ya en este nivel generacional, la cantidad de personas y los roles que juegan vuelve compleja la operación cuando no existen reglas claras. Eso explica que muchas empresas familiares mueran o se debiliten en la segunda y tercera generación.LOGO_EMPRESAS__COLOMBIA-01_(3).jpg

Entre los problemas que suelen presentarse están: no se planifica el relevo generacional, la estabilidad laboral que sienten algunos miembros de la familia produce bajo desempeño, hay confusión en las tareas y alcances de cada persona de la familia, hay poco diálogo efectivo entre los miembros de la familia, la gestión administrativa es poco profesional, hay choques generacionales entre padres e hijos, entre muchos otros.

Un protocolo para cada mipyme

Luego de la capacitación general a las mipymes, se produce un trabajo de asesoría personalizada. Así, se trabaja para generar una visión compartida entre todos y que se comprenda que la persona más competente es quien debe tener las riendas del negocio.

“Es un traje a la medida de cada mipyme”, comentó Leslie Claros. El resultado final, luego de seis meses de trabajo, es un protocolo familiar, es decir, un convenio ético y legal de qué se hará cuando ocurre distintas situaciones en la empresa.

La herramienta que utiliza FUNDES surgió desde 2013 como parte de un trabajo conjunto con el Banco de Desarrollo de América Latina CAF. En el caso de Bolivia, CAF ha dado apoyo financiero, pero el programa está diseñado también para que la mipyme invierta en la asesoría. En Bolivia se ha trabajado con 65 mipymes.