Microfranquicias: innovando las inversiones de las empresas

32_(1).JPGLas microfranquicias se han convertido en un innovador modelo de inversión para grandes o medianas empresas que buscan ampliar sus mercados, generar nuevos productos y servicios y/o profundizar en negocios inclusivos. Es concepto se ha desarrollado a partir de la esencia de  las franquicias, pero ofrecen oportunidades a personas de escasos recursos que se encuentran en la Base de la Pirámide (BDP) y  que care¬cen de habilidades, conocimientos y capital económico que los conduzca al éxito. Por otro lado,  Otros actores, como el gobierno, se benefician al ampliar la base de microempresarios de manera formal quienes, al contar con un modelo llave en mano, tienen menos posibilidades de fracaso que un emprendedor por necesidad.  

Diversas empresas como Masisa, Microsoft, Cemex y Pepsico, entre otras, han incursionado en este modelo (principalmente en México) para expandir su negocio de manera incluyente. Aunque cada empresa aporta aspectos diferenciados al modelo (algunos lo llaman micronegocio) y éste aún es reciente y en proceso de construcción, sus microfranquicias han buscado diseñar estrategias ganar-ganar a fin de generar valor económico y social.

Es por ello que, desde hace una década, entidades como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) han enfocado sus esfuerzos en desarrollar metodologías y herramientas que respalden el modelo y pueda convertirse en una alternativa rentable para empresas, gobiernos y emprendedores por necesidad. Uno de sus aliados clave del BID en América Latina ha sido FUNDES, quien en México y Bolivia ha liderado proyectos para desarrollar la metodología de creación de microfranquicias, ha trabajado con diversas empresas para lanzar pilotos y/o mejorar sus modelos y ha compartido hallazgos relevantes alrededor del tema con el ecosistema emprendedor. 

De acuerdo con la experiencia desarrollada por FUNDES,  las microfranquicias son una alternativa viable y rentable para las grandes o medianas empresas ya que, una vez que se ha diseñado una estructura para operar micronegocios, los posibles licenciatarios (los microfranquiciatarios) pueden op¬erar “copias” con un riesgo de fracaso más bajo y canalizar sus esfuerzos hacia procesos concretos, sencillos que les permitan incrementar sus ingresos. 

Como en el modelo de franquicias, sí hay procesos, soporte, capacitación y estructuras estandarizadas, ellos se concentrarán en el avance de su micronegocio. Se trata de generar condiciones idóneas para las partes e incluso, para los clientes. 

Estilos, un modelo en Latinoamérica

Uno de los ejemplos más destacados en la experiencia de diseño de microfranquicias de FUNDES es el caso de Masisa, empresa de la industria maderera originaria de Chile, quien en el marco del proyecto con el BID impulsa la microfranquicia Estilos.  54_(1).JPG

Dentro de su estrategia de expansión de negocios en México, Masisa necesitaba fortalecer su sistema de ventas al cliente final de tal forma que en 2013 se comenzó a crear un modelo de negocio para consolidar un esquema de hechura de muebles a la medida, partiendo de la proveeduría de materia prima a través de Placacentro. Se pensó en cómo generar un micronegocio incluyente, de bajo costo, sostenible y que además fuese rentable para la empresa y atractivo para los microfranquiciatarios y clientes. De esta forma surgió Estilos que hoy día responde a la necesidad de llevar a los consumidores muebles que se diseñan a su gusto y requerimientos, fabricados con materiales que cumplen con los más altos estándares de calidad. El proyecto piloto comenzó con 50 microfranquicias en el Estado de México y hoy día la empresa ha decidido avanzar en los próximos años en una estrategia de expansión por todo el país. 

Dentro de esta experiencia Masisa ha aportado importantes aprendizajes para otros corporativos que quieran incursionar en el modelo. Uno de ellos es la importancia de innovar en la forma como se hacen los negocios buscando probar con un piloto, pero siempre pensando en su escalabilidad; otro, es generar modelos de micronegocio con valor agregado ya que la empresa no sólo quería tener más ventas, sino que buscaba que hubiese elementos de crecimiento para las personas involucradas y también para los clientes (incorporando herramientas tecnológicas) y finalmente, ha tenido paciencia y apertura para dejar que el modelo avance, integre buenas prácticas, afine procesos y cuidar que conserve su enfoque ganar-ganar. 

En todo momento es relevante que la empresa que opta por un modelo como el de microfranquicias tenga una perspectiva ampliada de los negocios (visión económica y social), que involucre procesos de innovación, alianzas y estrategias que transformen sus inversiones y sean más sostenible. Le metodología desarrollada por Fundes y BID tiene un enfoque de viabilidad, escalabilidad y aspectos clave que permiten que el microfranquiciante tenga elementos sólidos al momento de diseñarla, desarrollarla y expandirla. El fin del modelo es convertirse en una alternativa que permita alcanzar mejores condiciones económicas y sociales a través de alianzas, innovación e inversión.