Hoy en día en Latinoamérica, son cada vez más las empresas extractivas que construyen y nutren su capital reputacional con el fin de que los impactos de su operación sean mitigados a nivel social, ambiental y financiero. Pensar en el capital reputacional es darle valor a los elementos intangibles del negocio como la licencia social, la personalidad corporativa y la perspectiva pública que tienen las comunidades sobre la empresa. En el sector extractivo, el capital reputacional es una de las ventajas competitivas más importantes, contribuyendo a la eficiencia de las operaciones, disminuyendo a su vez las tensiones sociales con las comunidades en las zonas de influencia.

La imagen que generalmente se tiene de la industria extractiva es la de operaciones que pueden provocar afectaciones al medio ambiente y a las comunidades cercanas  a las zonas de extracción, lo que usualmente se traduce en tensiones y barreras de entrada para estas empresas. Por otro lado, uno de los efectos que también suelen derivarse de su actividad, es la generación de altas expectativas entre las comunidades respecto al impacto económico y la creación de empleos que tendrá su llegada a la localidad, suponiendo que la derrama económica impactará positivamente y de manera inmediata en la calidad de vida de los pobladores.

En la mayoría de los casos, las empresas deciden tomar un enfoque de Responsabilidad Social Empresarial con las comunidades. Este acercamiento si bien positivo, se ve limitado debido a que usualmente no se alinea con los objetivos de negocio de la empresa extractiva, afectando  su sostenibilidad en el largo plazo. A su vez, este enfoque genera expectativas constantes y presión por resolver demandas sociales que por lo regular, no le competen directamente a la empresa extractiva.

Es importante que las empresas de la industria extractiva alineen sus objetivos de negocio con los de impacto a nivel comunitario, con el fin de generar una estrategia sostenible que realmente mitigue los impactos de la operación y que contribuya a la generación de una licencia social duradera en el tiempo. El gran problema es que muchas empresas carecen del expertise para  establecer esta visión de sostenibilidad alineada con los objetivos de negocio.

Con frecuencia, generar esta estrategia de sostenibilidad es producto de entender al ecosistema de valor en el que opera la empresa. Este ecosistema de valor se conforma por todos los stakeholders, tanto públicos como privados, que tienen una influencia directa o indirecta en la operación de la empresa, como Mipymes y emprendimientos locales. 

En FUNDES contamos con dos ejemplos de cómo una estrategia de sostenibilidad puede incrementar el capital reputacional a partir del ecosistema de valor en el que opera la empresa, resultando en el mayor impacto de negocio y maximizando la probabilidad de obtener la licencia social. 

En Chile, FUNDES contribuyó al aumento en la cuota de contenido local de Anglo American, mapeando los eslabones de su cadena de valor con mayor potencial en términos de integración de Mipymes, con el fin no solo de mantener la eficiencia, sino incrementarla y aportar directamente al crecimiento de la economía local.

Una segunda evidencia tomó lugar en Colombia, donde FUNDES desarrolló un taller de co-construcción con las Mipymes pertenecientes a la red de proveeduría local de Geopark, una empresa petrolera, que ante el inminente desmantelamiento de las operaciones, buscaba  diversificar su oferta e integrarse a otros clusters industriales de la zona, evitando posibles afectaciones en el corto plazo a las operaciones por tensiones sociales.

Entrando en mayor detalle, en el siguiente cuadro se puede observar qué tipos de ámbitos son más efectivos para la generación del capital reputacional desde una visión de sostenibilidad.

¿Cúal es el proceso para incrementar la sostenibilidad del capital reputacional?

Para generar una estrategia de sostenibilidad que incremente el capital reputacional se necesita seguir un proceso que considere el contexto de la operación y el ecosistema de valor en el que se encuentra. En el caso de la Minera San Cristóbal, con quien FUNDES está trabajando en Bolivia con el objetivo de reducir la dependencia de los microempresarios locales hacia la operación de la minera, diversificando y desarrollando el ecosistema empresarial, el proceso se dio de la siguiente manera:

 

Si formas parte de la industria extractiva y deseas conocer más acerca de cómo FUNDES alinea los objetivos de negocio con la sostenibilidad operativa a través del desarrollo de ecosistemas de valor, ponte en contacto:  internacional@fundes.org

 

 Autores

Jorge Martínez Mora, Líder de Crecimiento – FUNDES LATAM

Rafael Enrique Gómez Elías, Pasante de Crecimiento – FUNDES LATAM