En los últimos años el Canal Tradicional ha enfrentado a un competidor que avanza a pasos veloces: el Canal Moderno. Los diversos formatos de las tiendas que conforman este canal han ido entendiendo los nuevos hábitos de consumo, han mejorado la experiencia de compra, además que han diversificado su oferta de valor. El uso de la tecnología ha sido una de sus principales herramientas, no solamente para dar un mejor servicio al cliente, sino también para realizar inteligencia de negocio. El veloz competidor parece tenerlo todo. Sin embargo, la pandemia ha traído cambios que no se veían venir en el juego y que de alguna forma favorecen al Canal Tradicional o bien, le dan una cierta bocanada de aire para mejorar su oferta de valor y su rol frente a los consumidores. 

 

Más cercano, local y solidario

Las restricciones de movilidad y el interés en la seguridad han provocado que los consumidores se acerquen más a las tienditas de sus colonias. El consumidor busca menos traslados y en algunos casos un sistema de apoyo que el Canal Moderno no tiene: la fianza. En la 13° Encuesta de la ANPEC realizada a tiendas de abarrotes en México «Perspectiva de la Segunda Ola Covid19 vs Reactivación Económica, Buscando no morir en el intento” reportó que un 89.90% de los tenderos observa que a sus clientes no les alcanza para la canasta básica y 78.41% refiere que entre el 10% y 20% de sus clientes «le pide fiado”. Si bien, este sistema puede traer problemas en la administración del negocio, los tenderos generan confianza, cercanía y empatía con quienes más los necesitan en una situación de crisis. 

 

Una población afectada en búsqueda de mayores descuentos

Las afectaciones económicas en todos los países en el mundo han traído consecuencias en el desempleo y en la reducción de ingresos de las familias. La Cepal señalaba que la población en condiciones de pobreza extrema en América Latina y el Caribe podrían alcanzar los 83.4 millones de personas al finalizar 2020. El organismo detalla que se podría verse la mayor caída del PIB regional en un siglo (-5.3) lo que traerá un entorno de pobreza. En este contexto, las tiendas de barrio no solamente se vuelven una opción para emprender sino también, para brindar mejores precios debido a que muchos costos no se calculan de manera adecuada o bien, porque se desarrollan en la informalidad. La tienda de barrio, por ejemplo, a diferencia del canal moderno es líder en la venta de productos a granel, en versiones o empaques pequeños lo cual representa una oportunidad de mercado para empresas de consumo masivo y para el consumidor, una opción accesible de compra.  

 

Un agente de cambio que genera múltiples impactos positivos

Grandes empresas de consumo masivo interesadas en generar modelos de negocio más estratégicos han identificado la importancia de desarrollar al Canal Tradicional no sólo por los beneficios económicos que les representa, sino también, por los cambios positivos que puedan generar en las comunidades o países donde se desenvuelven. Esto les posiciona antes sus diversos grupos de interés (consumidores, proveedores, gobiernos y accionistas) como empresas vanguardistas que buscan favorecer -desde el core del negocio– estrategias de triple impacto: económico, social y ambiental. Algunos corporativos han visto un mayor engagement con las y los tenderos cuando desarrollan programas de apoyo integral (modernización, capacitación, sistemas de descuentos) lo cual se refleja en mayores ventas, lealtad y, sobre todo, en ciclos virtuosos de relacionamiento. 

 

Las consecuencias económicas de la pandemia muestran, hoy más que nunca, la necesidad de ser empáticos, solidarios, pero, sobre todo, innovadores en el diseño de acciones que favorezcan la reactivación económica de todos los países. Es una de las tareas donde todos, trabajando como un ecosistema, debemos poner esfuerzo y talento para superar uno de los mayores retos que hemos tenido como humanidad en los últimos años. El Canal Tradicional es un medio para lograrlo.  

 

Autora: Marisol Monroy, Consultora Experta FUNDES Latam.

https://www.cepal.org/es/comunicados/fao-cepal-millones-personas-pueden-caer-la-pobreza-extrema-hambre-2020-america-latina